Vivir con una Enfermedad ReumáticaLiving with a Rheumatic Disease

Vivir con una enfermedad reumática

Vivir con una enfermedad reumática no necesariamente significa vivir un estilo de vida limitado. Con la debida atención, una enfermedad reumática a menudo no dificulta las actividades cotidianas.

Fotografía de madre e hijo caminando por un bosque.

La actividad física y las enfermedades reumáticas

El ejercicio, cuando se realiza correctamente, puede ayudar a reducir los síntomas de las enfermedades reumáticas, incluidos los siguientes:

  • Prevención de la rigidez en las articulaciones.

  • Fortalecimiento de los músculos alrededor de las articulaciones.

  • Mejora de la flexibilidad de las articulaciones.

  • Disminución de la inflamación.

  • Disminución del dolor.

  • Mantenimiento de huesos y tejidos cartilaginosos fuertes y sanos.

  • Mejora de la alineación de las articulaciones.

  • Mejora del estado físico general.

El ejercicio a menudo es una parte integral del plan de tratamiento general de una persona para la artritis u otras enfermedades reumáticas. Además, el ejercicio puede ayudar a bajar de peso y aumentar la sensación de bienestar. Existen tres tipos principales de ejercicios que pueden ser beneficiosos para las personas con enfermedades reumáticas, incluidos los siguientes:

Fotografía de un hombre mayor ajustando su bicicleta.

  • Ejercicios de arco de movimiento. Los ejercicios de arco de movimiento se concentran en el movimiento de las articulaciones en ciertas direcciones para mejorar la flexibilidad y reducir la rigidez.

  • Ejercicios de fortalecimiento. Los ejercicios de fortalecimiento pueden aumentar o mantener la fuerza de los músculos alrededor de las articulaciones, y lograr articulaciones más estables. Dos ejercicios de fortalecimiento comunes incluyen los isométricos (tensar los músculos sin usar las articulaciones) y los isotónicos (fortalecer los músculos mediante el uso de las articulaciones).

  • Ejercicios aeróbicos. Los ejercicios aeróbicos ayudan a mejorar la resistencia y salud cardiovascular de una persona, a la vez que fortalecen los músculos y flexibilizan las articulaciones. Los tipos de ejercicios aeróbicos apropiados para la mayoría de las personas con enfermedades reumáticas incluyen caminar, hacer ejercicios en el agua y andar en bicicleta.

Siempre consulte a su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios.

Dieta y control del peso en las enfermedades reumáticas

Si bien existen estudios en curso para examinar los efectos de la dieta en las enfermedades reumáticas, los investigadores no comprenden totalmente la función de la dieta en las enfermedades reumáticas. Sin embargo, la Fundación de Lucha contra la Artritis (Arthritis Foundation) recomienda las siguientes pautas alimentarias para las personas con artritis y otras enfermedades reumáticas.

  • Variedad. Una alimentación variada usando los cinco grupos de alimentos le proporciona a su cuerpo los nutrientes que necesita. La limitación para cocinar ciertos alimentos, junto con la fatiga, el dolor y algunos medicamentos puede dificultar la alimentación saludable para una persona con una enfermedad reumática. Sin embargo, los nuevos electrodomésticos, el descanso entre cada preparación de los alimentos y el uso ocasional de comida precocida pueden ayudarlo a comer una dieta más variada.

  • Peso. Al mantener su peso ideal, puede reducir la tensión sobre las articulaciones que soportan el peso del cuerpo, como las rodillas y la cadera. Al intentar bajar de peso, una persona debe comer menos y realizar más ejercicio.

  • Grasa, colesterol y azúcar. El evitar el exceso de grasa, colesterol y azúcar en la dieta también puede ayudarlo a mantener su peso ideal. Además, los adultos mayores con enfermedad reumática pueden sufrir de hipertensión y enfermedades cardíacas, lo cual podría evitarse en gran medida con una dieta apropiada.

  • Almidón y fibras. Una dieta rica en almidón y fibras aumenta el nivel de energía y facilita y regula la evacuación intestinal. Además, muchos alimentos ricos en almidón o fibras a menudo son bajos en grasas, lo que ayuda a mantener el peso en un nivel saludable.

  • Sodio (sal). Una dieta con bajo contenido de sal puede ser beneficiosa para muchos adultos mayores con enfermedades reumáticas que padecen hipertensión. El sodio puede causar retención de líquidos, lo que puede agravar la hipertensión. Algunos alimentos precocidos, como los platos congelados y la comida rápida, poseen un alto contenido de sodio. Además, ciertos medicamentos hacen que el cuerpo retenga demasiado sodio.

  • Alcohol. El consumo de alcohol puede afectar la eficacia de un medicamento. Además, el alcohol puede causar aumento de peso y debilitar los huesos. Se debe tener precaución con la ingesta de alcohol. Siempre consulte a su médico con respecto a cómo el alcohol afecta sus medicamentos y su salud.

La lista a continuación incluye ciertas asociaciones de alimentos y enfermedades reumáticas específicas:

  • Purinas. Las purinas son los componentes de ciertos alimentos que convierten el ácido úrico en el cuerpo. Los altos niveles de ácido úrico se relacionan con el inicio de la gota.

  • Dietas bajas en calcio y con alto contenido de alcohol. Las dietas con bajo contenido de calcio pero una alta ingesta de alcohol pueden aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar osteoporosis, una enfermedad que deteriora los huesos.

  • Contaminación de los alimentos. Ciertas bacterias de los alimentos, como la Salmonella, pueden producir artritis infecciosa.

Control psicosocial de las enfermedades reumáticas

El vivir con dolor y fatiga crónica puede hacer que una persona se sienta deprimida y menos capaz de lidiar con el dolor. El ciclo de dolor, depresión y estrés puede impedir que una persona viva su vida plenamente. El manejo del dolor de una manera positiva y el hacerse cargo pueden ayudar a romper ese ciclo. Parte de un manejo adecuado del dolor implica descansar mucho para conservar la energía, lo que incluye lo siguiente:

  • Descanso adecuado. Un descanso apropiado es importante para mantener su nivel de energía y recomponer el ánimo. Su descanso también permite que las articulaciones descansen. A veces, una siesta por la tarde es beneficiosa para dar a las articulaciones la posibilidad de descansar.

  • Relajación. El ser capaz de relajarse puede ayudar a minimizar el estrés en su vida y, por lo tanto, minimizar los síntomas. Un cuerpo relajado significa músculos relajados, lo cual alivia cierto dolor asociado con las enfermedades reumáticas. Existen muchas técnicas de relajación diferentes, incluidas las siguientes:

    • Visualización. Significa imaginar escenas agradables.

    • Oración. Esto puede brindar una inspiración reconfortante.

    • Hipnosis. Esta técnica concentra la atención a nivel interno para crear una forma profunda de relajación.

    • Retroalimentación biológica. Este método emplea equipos eléctricos sensibles para ayudar a tomar conciencia de las reacciones del cuerpo frente al estrés, el dolor y la relajación.

Consulte a su médico para obtener más información sobre cómo vivir una vida saludable si padece una enfermedad reumática.

 
Today's Interactive Tools

Bayhealth is Southern Delaware’s healthcare leader with hospitals in Dover and in Milford. Bayhealth provides a wide range of medical services, including cardiovascular, cancer, orthopaedics and rehabilitation, pediatrics, respiratory care, sleep care, surgical weight loss, women’s services and walk-in medical care. Search for nursing jobs, and health classes and events. Find doctors affiliated with Bayhealth Medical Center or a Delaware hospital near you.