Cáncer EsofágicoEsophageal Cancer

Cáncer de esófago

¿Qué es el cáncer de esófago?

El cáncer de esófago es un cáncer que se desarrolla en el esófago, el tubo de músculo que conecta la garganta con el estómago. El esófago, que está ubicado inmediatamente atrás de la tráquea, tiene entre 10 y 13 pulgadas de largo y permite que la comida llegue al estómago para su digestión. La pared del esófago está formada por diversas capas y el cáncer suele comenzar en la más interna y crecer hacia afuera.

La Sociedad Americana contra el Cáncer estima que alrededor de 17 990 norteamericanos serán diagnosticados con cáncer de esófago durante 2013, y se esperan alrededor de 15 210 muertes por este motivo.

¿Cuál es la causa del cáncer de esófago?

Nadie sabe exactamente qué causa el cáncer de esófago. En el extremo superior del músculo del esófago se encuentra un músculo llamado esfínter, que se relaja para dejar pasar los alimentos o líquidos. La parte inferior del esófago está conectada al estómago. Existe otro músculo esfínter ubicado en esa conexión, que se abre y permite que la comida llegue al estómago. Dicho músculo también impide que la comida y los jugos gástricos vuelvan al esófago. Cuando los jugos vuelven se produce el reflujo, comúnmente conocido como acidez.

El reflujo prolongado puede cambiar las células en la parte baja del esófago. Esta afección se denomina esófago de Barrett. Si las células no se tratan, aumenta el riesgo de que se conviertan en células cancerígenas.

¿Cuáles son los distintos tipos de cáncer de esófago?

Hay dos tipos principales de cáncer de esófago. El más común, conocido como adenocarcinoma, se desarrolla en el tejido glandular que se encuentra en la parte baja del esófago, cerca de la apertura del estómago. Éste se da en más de la mitad de los casos.

El otro, llamado carcinoma de células escamosas, se desarrolla en las células que forman la capa superior del esófago, conocidas células escamosas. Este tipo de cáncer puede desarrollarse en cualquier parte del esófago.

El tratamiento para ambos cánceres de esófago es similar.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de esófago?

A menudo, no se presentan síntomas en las primeras etapas del cáncer de esófago. Los síntomas aparecen cuando la enfermedad ya está más avanzada. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de cáncer de esófago. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dificultad o dolor al tragar. Entre los síntomas más comunes de cáncer de esófago se encuentra una enfermedad denominada disfagia. Produce la sensación de tener la comida bloqueada en el pecho, y las personas que la padecen muchas veces buscan comer alimentos más blancos para tragar mejor.

  • Dolor en la garganta o la espalda, detrás del esternón o entre los omóplatos.

  • Pérdida severa de peso. Muchas personas que tienen cáncer en el esófago pierden peso involuntariamente porque no reciben alimento suficiente.

  • Ronquera o tos crónica que no desaparece en el término de dos semanas.

  • Vómitos

  • Sangre en las heces o materia fecal negra

  • Acidez estomacal

Los síntomas del cáncer de esófago pueden parecerse a los de otras afecciones o problemas médicos. Siempre consulte a su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico preciso.

No existen pruebas de rutina para el cáncer de esófago; sin embargo, las personas con esófago de Barrett deben controlarse frecuentemente, porque tienen un riesgo mayor de desarrollar esa enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de esófago?

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de un individuo de contraer cáncer de esófago:

  • La edad. El riesgo aumenta con la edad. En los Estados Unidos, la mayoría de las personas a las que se les diagnostica este cáncer tienen 55 años o más.

  • El sexo. Los hombres tienen un riesgo más de 3 veces mayor de desarrollar cáncer de esófago que las mujeres.

  • Fumar. El uso de cualquier tipo de tabaco, pero especialmente el hecho de fumar, aumenta el riesgo de cáncer de esófago. Cuanto más prolongado sea el uso de tabaco, mayor será el riesgo, y es especialmente alto en personas que consumieron alcohol y tabaco durante mucho tiempo. Los científicos consideran que estas sustancias potencian sus respectivos efectos dañinos y hacen que las personas que utilizan ambas sean especialmente susceptibles a desarrollar la enfermedad.

  • Consumo de alcohol. Otro riesgo importante del cáncer de esófago es el consumo abundante, crónico o prolongado de alcohol.

  • Reflujo ácido. El reflujo anormal de ácido estomacal hacia el esófago incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de esófago.

  • Esófago de Barrett. La irritación prolongada a causa del reflujo, conocida como acidez estomacal, cambia las células en la parte baja del esófago. Esta es una afección precancerígena, que aumenta el riesgo de desarrollar adenocarcinoma del esófago.

  • Obesidad. Tener mucho sobrepeso aumenta el riesgo de cáncer de esófago. Esto puede deberse a que el sobrepeso aumenta el riesgo de reflujo.

  • Dieta. Las dietas bajas en frutas, vegetales y ciertas vitaminas y minerales pueden incrementar el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

  • Otros irritantes. Tragar irritantes cáusticos como la lejía y otras sustancias puede quemar y destruir las células del esófago. La cicatrización o el daño causado al esófago pueden aumentar el riesgo de la persona de desarrollar cáncer muchos años después de haber ingerido la sustancia.

  • Historia clínica. Algunas enfermedades, como la acalasia (una afección en la que la parte final del esófago no se abre para permitir el pasaje de la comida al estómago), y la tilosis (una condición rara y hereditaria), aumentan el riesgo de contraer cáncer de esófago. Además, toda persona que haya tenido cáncer en la cabeza o el cuello tiene mayor posibilidad de desarrollar un segundo cáncer en esa zona, por ejemplo, en el esófago.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de esófago?

Además de la historia clínica y un examen físico completo, los procedimientos para diagnosticar un cáncer de esófago pueden incluir:

  • Radiografía del pecho. Un examen de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisibles para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica.

  • Radiografía de tracto GI (gastrointestinal) superior seriada (también llamada trago de bario). Es un examen diagnóstico que analiza los órganos de la parte superior del sistema digestivo: el esófago, el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado). El paciente debe tomar bario (un líquido metálico, blancuzco que se utiliza para recubrir la parte interna de los órganos para que se vean en una radiografía). Luego, se toman radiografías para evaluar los órganos digestivos.

  • Esofagogastroduodenoscopia (también llamada EGD o endoscopía superior). Es un procedimiento que permite al médico examinar la parte interna del esófago, el estómago y el duodeno. Se introduce un tubo delgado, flexible, que tiene luz y una pequeña cámara de video en un extremo (llamado endoscopio) por la boca y la garganta hasta llegar al esófago, el estómago y el duodeno. El endoscopio permite que el médico vea el interior de esta parte del cuerpo y que inserte instrumentos para extraer muestras de tejido para realizar una biopsia (si es necesario).

  • Tomografía computarizada (también llamada escáner CT o CAT, por su sigla en inglés). Procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de radiografía y tecnología informática para obtener imágenes horizontales o axiales (a menudo llamadas "cortes") del cuerpo. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales. En caso de que se necesiten más imágenes de diagnóstico, el médico puede pedir una MRI o una tomografía PET

  • Ecografía endoscópica. Esta técnica de diagnóstico por imagen utiliza ondas de sonido para crear en una computadora una imagen de la pared del esófago, el estómago y los ganglios linfáticos cercanos. El endoscopio se introduce por la boca y la garganta hasta llegar al esófago y el estómago. Como en el caso de una endoscopía estándar, el médico puede ver el interior de esa parte del cuerpo e insertar instrumentos para extraer muestras de tejido (biopsia).

  • Toracoscopía y laparoscopía. Estos métodos permiten al médico examinar los ganglios linfáticos y otras estructuras dentro del pecho o el abdomen mediante un tubo hueco y con luz que se inserta a través de una pequeña incisión en la piel y que remueve áreas sospechosas para analizarlas mejor.

  • Tomografía PET. Es un estudio que utiliza una tintura de glucosa (azúcar) radioactiva para resaltar las células cancerígenas y crear imágenes del interior del cuerpo. Este estudio se parece mucho a una tomografía. Primero, el médico o la enfermera le inyectarán una pequeña cantidad de tintura radioactiva en las venas. Luego, el tomógrafo pasará por su cuerpo tomando fotos del cuello, el pecho y el abdomen. Una computadora organiza las imágenes para mostrar dónde están ubicadas las células cancerígenas.

Tratamiento del cáncer de esófago

El tratamiento específico para el cáncer de esófago será determinado por su médico según lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia clínica

  • La gravedad y ubicación de la enfermedad

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Sus expectativas respecto de la evolución de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir:

  • Cirugía. Los tipos de cirugía que suelen realizarse para el cáncer de esófago son dos. En uno de ellos, se saca parte del esófago y de los ganglios linfáticos cercanos y la porción restante se vuelve a conectar al estómago. En el otro, se saca parte del esófago, de los ganglios linfáticos cercanos y la parte superior del estómago. Luego, la porción restante del esófago se reconecta al estómago.

  • Quimioterapia. La quimioterapia emplea drogas anticancerígenas para matar las células del cáncer en todo el cuerpo.

  • Radioterapia. La radioterapia utiliza rayos de alta potencia para matar o encoger las células cancerígenas.

  • Terapia fotodinámica (en inglés, PDT) u otras terapias con láser. En estos tratamientos, se utiliza un endoscopio con un láser en la punta para destruir las células cancerígenas en o cerca del recubrimiento interno del esófago.

En ocasiones, se combinan varios de estos procedimientos para tratar el cáncer de esófago.

 
Today's Interactive Tools
Related Items

Bayhealth is Southern Delaware’s healthcare leader with hospitals in Dover and in Milford. Bayhealth provides a wide range of medical services, including cardiovascular, cancer, orthopaedics and rehabilitation, pediatrics, respiratory care, sleep care, surgical weight loss, women’s services and walk-in medical care. Search for nursing jobs, and health classes and events. Find doctors affiliated with Bayhealth Medical Center or a Delaware hospital near you.