Cáncer de VejigaBladder Cancer

Cáncer de vejiga

¿Qué es el cáncer de vejiga?

El cáncer de vejiga se produce cuando crecen células anormales y cancerosas en la vejiga. La Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society, ACS), estimó 73.000 casos de diagnóstico de cáncer de vejiga en el 2013.

El cáncer de vejiga afecta a los hombres 3 veces más frecuentemente que a las mujeres, y es dos veces más frecuente en personas caucásicas que en afroamericanas. El riesgo de cáncer de vejiga aumenta con la edad: más del 90 por ciento de las personas diagnosticadas son mayores de 55.

Ilustración de la anatomía del aparato urinario. Vista frontal
Haga clic sobre la imagen para ampliar

La vejiga es un órgano hueco de forma triangular, ubicado en la parte inferior del abdomen. Está sostenida por ligamentos unidos a otros órganos y a los huesos de la pelvis. Las paredes de la vejiga se relajan y dilatan para acumular la orina, y se contraen y aplanan para vaciarla a través de la uretra. La vejiga típica de un adulto sano puede almacenar hasta dos tazas de orina durante entre dos y cinco horas.

Aparato urinario masculino y femenino.
Aparato urinario masculino (izquierda) y femenino (derecha). Haga clic para ampliar

¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer de vejiga?

Existen varios tipos de cáncer de vejiga, que incluyen las siguientes:

  • Carcinoma de célula de transición (urotelial). El carcinoma de célula de transición es el cáncer que empieza en las células que revisten la vejiga. Las células en transición también revisten otras partes del aparato urinario, que incluye los riñones, los uréteres y la uretra. El carcinoma de células de transición es el tipo de cáncer de vejiga más frecuente, y se presenta en alrededor del 95 por ciento de los casos.

  • Carcinoma epidermoide. El carcinoma epidermoide es el cáncer que empieza en las células epidermoides, células planas y delgadas que se encuentran en el tejido que se asemeja a la superficie de la piel, en el revestimiento de los órganos huecos del cuerpo y en los conductos del aparato respiratorio y digestivo. Aproximadamente entre el 1 y el 2 por ciento del cáncer de vejiga es carcinoma epidermoide.

  • Adenocarcinoma. El adenocarcinoma es el cáncer que empieza en las células de estructuras glandulares que revisten ciertos órganos del cuerpo. El adenocarcinoma solo representa aproximadamente el 1 por ciento del cáncer de vejiga.

¿Cuáles son las causas del cáncer de vejiga?

Si bien se desconocen las causas exactas del cáncer de vejiga, existen factores de riesgo bien establecidos que facilitan el desarrollo de la enfermedad. Entre los factores de riesgo de cáncer de vejiga se incluyen los siguientes:

  • Tabaquismo. El tabaquismo es un importante factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de vejiga. Provoca alrededor de la mitad de las muertes por cáncer de vejiga en los hombres y menos de un tercio en las mujeres. La enfermedad presenta una doble incidencia en las personas que fuman frente a las que no fuman. Dejar el hábito de fumar reduce el riesgo de cáncer de vejiga, así como de varios tipos diferentes de tumores malignos y enfermedades.

  • Exposición laboral. Ciertos empleos y ambientes laborales que exponen a los trabajadores a colorantes y sustancias químicas orgánicas parecen aumentar el riesgo de contraer cáncer de vejiga. Quienes trabajan en las industrias del caucho, cuero, química, textil, metalúrgica y gráfica están expuestos a sustancias tales como el colorante de anilina y las aminas aromáticas que pueden aumentar el riesgo de contraer cáncer de vejiga. Otras ocupaciones de riesgo incluyen a los estilistas, maquinistas, pintores y camioneros (debido a la exposición a los gases del diesel).

  • Irritación crónica de la vejiga. Las infecciones crónicas de la vejiga o cálculos vesicales pueden estar relacionadas con ciertos tipos de cáncer de vejiga.

  • Edad. El riesgo de contraer cáncer de vejiga aumenta con la edad. Según la ACS (Sociedad Americana contra el Cáncer), la edad media al momento del diagnóstico es de 73, y 9 de cada 10 personas son diagnosticadas después de los 55 años.

  • Sexo. El cáncer de vejiga es tres veces más frecuente en los hombres que en las mujeres.

  • Raza. Los caucásicos tienen dos veces más probabilidades de contraer cáncer vesical que los afroamericanos y los hispanos. Los asiáticos tienen los índices más bajos de cáncer vesical.

  • Antecedentes personales de cáncer vesical. Las personas que previamente han sufrido cáncer vesical tienen un riesgo mayor de volver a desarrollar la enfermedad.

  • Antecedentes familiares. Las personas con familiares que sufrieron cáncer de vejiga tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad. Se están llevando a cabo investigaciones para determinar los riesgos genéticos específicos para contraer cáncer de vejiga.

  • Infecciones parasitarias. La infección con ciertos parásitos que se encuentran en las regiones tropicales del mundo, pero no en los Estados Unidos, aumenta el riesgo de cáncer vesical.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de vejiga?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del cáncer de vejiga. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Sangre visible en la orina

  • Hematuria microscópica. Presencia de glóbulos rojos en la orina que no pueden verse a simple vista.

  • Dolor al orinar

  • Urgencia. Sensación frecuente o necesidad imperiosa de orinar sin resultado.

  • Micción frecuente

  • Dolor pélvico o lumbar

Los síntomas del cáncer vesical pueden parecerse a los de otras enfermedades o trastornos médicos. Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de vejiga?

Además del examen físico y una historia clínica completa, su médico puede ordenar la realización de alguno de los siguientes procedimientos para el diagnóstico del cáncer de vejiga o estadificación:

  • Tacto rectal o vaginal. El médico puede verificar la presencia de tumores que sean lo suficientemente grandes como para palparlos.

  • Cistoscopia (también denominada "cistouretroscopía"). Un examen en el cual se introduce un endoscopio, tubo flexible con un dispositivo visualizador, a través de la uretra para examinar la vejiga y las vías urinarias e investigar anomalías estructurales u obstrucciones, como tumores o cálculos. A través del cistoscopio se pueden extirpar muestras de tejido vesical (biopsia) que luego se examinan mediante un microscopio en el laboratorio.

  • Pielografía intravenosa (IVP, por sus siglas en inglés). Una serie de ecografías de los riñones, los uréteres y la vejiga que se realizan tras inyectar un medio de contraste en la vena. Esta prueba se usa para detectar tumores, anomalías, cálculos en los riñones o cualquier obstrucción y para evaluar el flujo sanguíneo renal. También se puede utilizar para descartar otras enfermedades o para detectar la presencia de diseminación (metástasis) del cáncer de vejiga a otras áreas de las vías urinarias.

  • Análisis de laboratorio. Se pueden realizar análisis de orina para detectar presencia de sangre, sustancias químicas, bacterias y células. La orina se puede examinar bajo un microscopio o mediante un urocultivo para detectar signos de infección. Las células cancerosas pueden detectarse mediante el uso de un microscopio.

  • Análisis de marcadores tumorales de vejiga. Exámenes que determinan las características celulares y los marcadores o sustancias que liberan las células cancerosas vesicales en la orina.

  • Ultrasonido (sonografía). La técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de los vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Los ultrasonidos se utilizan para visualizar los órganos internos mientras funcionan, y para evaluar el flujo sanguíneo a través de los diferentes vasos.

  • Tomografía computarizada (también llamada TC o TAC) . El procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de rayos X e informática para obtener imágenes transversales del cuerpo (con frecuencia llamadas "cortes"). Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, como huesos, músculos, grasa y órganos. Las TC son más exactas que las radiografías comunes.

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes de gran tamaño, radiofrecuencia y una computadora para obtener imágenes detalladas de órganos y estructuras del cuerpo.

  • Tomografía por emisión de positrones (TEP). Una TEP puede mostrar zonas con cáncer que podrían no ser visibles con una TC o IRM.

  • Biopsia de vejiga. Un procedimiento en el que se extrae (con una aguja o mediante cirugía) muestras de tejido de la vejiga para examinarlas bajo un microscopio y determinar si hay presencia de células cancerosas u otras células anormales.

Una vez que se diagnostica el cáncer de vejiga, su médico determinará el grado y estadio del cáncer:

  • Grado. El grado diferencia las células del tejido normal y calcula la velocidad del crecimiento del cáncer

  • Estadio. El estadio indica la extensión en la que se ha diseminado el cáncer y si afecta a otras partes u órganos del cuerpo. Quizás sea necesario realizar pruebas adicionales para determinar si el cáncer de vejiga está limitado a ese órgano o si se ha diseminado

    El Comité Conjunto Estadounidense sobre el Cáncer (AJCC, por sus siglas en inglés) proporciona guías para la estadificación del cáncer vesical. Los estadios varían del Estadio 0 al Estadio IV, y presentan criterios detallados en cuanto al tamaño del tumor, el grado de invasión, la presencia de ganglios linfáticos o si el cáncer ha desarrollado metástasis (se ha diseminado) en otros órganos. A continuación se detalla una descripción general para cada estadio del cáncer de vejiga:

    • Estadio 0. Las células cancerosas se encuentran solo en el revestimiento interno de la vejiga. También se denomina "cáncer superficial" o "carcinoma in situ".

    • Estadio I. Las células cancerosas se encuentran en la parte profunda del revestimiento de la vejiga, pero no han invadido el músculo vesical.

    • Estadio II. Las células cancerosas están presentes en el músculo de la vejiga.

    • Estadio III. Las células cancerosas se han diseminado a través del músculo de la vejiga hacia los tejidos que la rodean, tales como la próstata en los hombres y el útero en las mujeres.

    • Estadio IV. El cáncer ha invadido la cavidad abdominal y es probable que se haya diseminado hacia los ganglios linfáticos y otros órganos del cuerpo.

¿Cuál es el tratamiento para el cáncer de vejiga?

El médico determinará el tratamiento específico basado en lo siguiente:

  • Edad, estado de salud general e historia clínica

  • Qué tan avanzada está la enfermedad

  • Grado y estadio del cáncer

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para la evolución de la afección

  • Opinión o preferencia del paciente

La mayoría de las personas que padecen cáncer vesical tienen tumores superficiales y no invasivos. El tratamiento de estos tumores frecuentemente es muy eficaz, y tiene un excelente pronóstico. Los tumores malignos de vejiga invaden la pared y el músculo de la vejiga en profundidad. En estos casos, existe un alto riesgo de presentar metástasis en otros tejidos. Según la extensión, los tumores malignos de vejiga pueden controlarse con un tratamiento simple o combinado.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Cirugía. El cáncer de vejiga se puede tratar por medio de diversos procedimientos quirúrgicos. Generalmente, es necesario administrar anestesia e internar al paciente. Estos procedimientos quirúrgicos incluyen:

    • Resección transuretral. El cirujano inserta un citoscopio a través de la uretra hasta la vejiga. El tejido que contiene células cancerosas se puede extirpar quirúrgicamente o quemar con una corriente eléctrica llamada "fulguración".

    • Cistectomía segmentaria. Extirpación de un pequeño segmento de la vejiga que contiene tejido canceroso. Este procedimiento es muy eficaz cuando en la vejiga hay un solo sitio comprometido con células cancerosas.

    • Cistectomía radical. La extirpación de la vejiga, ganglios linfáticos próximos a la vejiga y cualquier órgano vecino que contenga células cancerosas. En general, este procedimiento se usa cuando existen múltiples áreas de células cancerosas en la vejiga y cuando hay metástasis en otras ubicaciones. Cuando se extirpa la vejiga se realiza un procedimiento denominado "urostomía". Es un procedimiento quirúrgico para crear otra abertura para el drenaje de la orina. En el caso de mujeres sometidas a una cistectomía radical generalmente también se les extirpan el útero, los ovarios y parte de la vagina. En el caso de hombres sometidos a una cistectomía radical generalmente se les extirpa la glándula prostática y las vesículas seminales.

  • Terapia de radiación o radioterapia. La terapia de radiación utiliza rayos de alta energía para eliminar o reducir las células cancerosas. En el tratamiento del cáncer de vejiga se puede usar terapia de radiación interna, externa o ambas. En la radiación interna se coloca un implante de radiación en la vejiga para obtener un efecto directo sobre las células cancerosas. En la radiación externa se coloca un equipo fuera del cuerpo para dirigir los rayos hacia una superficie más amplia. La radioterapia para el cáncer vesical puede tener efectos adversos que incluyen: náuseas, vómitos, diarrea y malestar urinario.

  • Quimioterapia. La quimioterapia usa medicamentos citostáticos para eliminar las células cancerosas. Se puede administrar internamente colocando los medicamentos directamente en la vejiga. Este método se llama "quimioterapia intravesical". También se puede administrar por vía sistémica para afectar a las células cancerosas que se encuentran en el cuerpo. Al igual que otros medicamentos que se usan en la quimioterapia, aquellos que se emplean en el tratamiento del cáncer de vejiga pueden presentar efectos adversos que incluyen alopecia (pérdida del cabello), náuseas, vómitos, hematomas y fatiga. Otros efectos adversos incluyen llagas en la boca, aumento del riesgo de infecciones y el posible daño a los riñones. Los medicamentos que se usan directamente en la vejiga pueden causar irritación o sangrado.

  • Terapia biológica. La terapia biológica usa al sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer. En una de las formas de esta terapia, se coloca una solución llamada Bacilo de Calmette-Guerin (BCG) en la vejiga para estimular el sistema inmunológico y eliminar las células cancerosas.

  • Estudios clínicos. Se están realizando estudios clínicos y estudios de investigación para evaluar terapias nuevas. Algunas de ellas incluyen la terapia fotodinámica, que comprende el uso de luz para eliminar las células cancerosas y el uso del interferón como agente anticancerígeno.

El pronóstico a largo plazo para individuos con cáncer de vejiga depende del tamaño del tumor, el compromiso de los ganglios linfáticos y el grado de metástasis (diseminación) en el momento del diagnóstico. En ocasiones, los tipos de cáncer superficial de vejiga recurren en forma local en la vejiga, en la zona del diagnóstico original, o en otros lugares de la vejiga. Estos tumores recurrentes son evaluados y tratados de la misma forma que el cáncer original. Sin embargo, si el tumor continúa reapareciendo, eventualmente será necesario realizar una cistectomía. Sin embargo, los tumores que vuelven a aparecer en zonas distantes pueden requerir otros tratamientos, como por ejemplo: quimioterapia o radioterapia.

¿Se puede prevenir el cáncer de vejiga?

Aunque no se conoce una forma de prevenir el cáncer de vejiga, se pueden reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad. La Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) ofrece las siguientes recomendaciones:

  • No fumar.

  • Evitar la exposición laboral a ciertas sustancias químicas.

  • Beber suficiente líquido. Esto podría limitar el tiempo en que las sustancias presentes en la orina que causan cáncer están en contacto con las células de la vejiga.

  • Consumir suficientes frutas y verduras.

 
Related Items

Bayhealth is Southern Delaware’s healthcare leader with hospitals in Dover and in Milford. Bayhealth provides a wide range of medical services, including cardiovascular, cancer, orthopaedics and rehabilitation, pediatrics, respiratory care, sleep care, surgical weight loss, women’s services and walk-in medical care. Search for nursing jobs, and health classes and events. Find doctors affiliated with Bayhealth Medical Center or a Delaware hospital near you.