Pielograma intravenosoIntravenous Pyelogram

Pielograma intravenoso

(PIV, urografía intravenosa, UIV, urografía excretora)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es un pielograma intravenoso?

Un pielograma intravenoso (PIV) es un tipo de rayos X que permite la visualización de los riñones y uréteres después de la inyección de un medio de contraste. El medio ayuda a realzar la imagen en una película de rayos X.

A medida que el contraste se mueve hacia los riñones, los uréteres y la vejiga y a través de ellos, los rayos X tomados a intervalos cortos pueden capturar su movimiento. Una demora en el contraste que se mueve por el aparato urinario puede indicar una obstrucción (bloqueo) en el flujo de sangre del riñón o funcionamiento deficiente del riñón.

Un radiólogo puede entonces evaluar el funcionamiento y detectar anormalidades del sistema urinario. Este procedimiento se solicita ocasionalmente en casos en los que se sospecha la presencia de enfermedades renales o trastornos del tracto urinario.

¿Qué son los "rayos X"?

Los rayos X usan haces de energía electromagnética invisible para producir imágenes de tejidos internos, huesos y órganos sobre una placa o medios digitales. Los rayos X se realizan mediante una radiación externa que produce imágenes del cuerpo, sus órganos y otras estructuras internas para obtener un diagnóstico. Los rayos X atraviesan estructuras corporales hasta unas placas tratadas especialmente (similares a películas de cámara) o medios digitales y se hace una imagen de tipo "negativo" (cuanto más sólida es una estructura, más blanca aparece en la placa).

Se puede realizar un PIV al mismo tiempo que un estudio de tomografía computada (TC) de los riñones (también llamada urografía TC). Esta prueba, como el PIV, se realiza después de que se haya inyectado contraste, pero a diferencia de los rayos X estándares proporciona imágenes de capas o "rebanadas" del riñón.

A medida que se desarrollan tecnologías nuevas, otros procedimientos tales como la TC, las IRM y el ultrasonido (ondas de sonido de alta frecuencia) se usan a menudo en lugar del PIV.

Otros procedimientos relacionados que se pueden utilizar para diagnosticar problemas de las vías urinarias superiores incluyen radiografías de los riñones, los uréteres y la vejiga ("KUB", por sus siglas en inglés), tomografía computarizada de los riñones, ultrasonido renal, angiografía renal, pielograma anterógrado, pielograma retrógrado y venograma renal. Para obtener información adicional, consulte a su médico sobre estos procedimientos.

¿Cómo funciona el aparato urinario?

El cuerpo toma los nutrientes de los alimentos y los convierte en energía. Después de que el cuerpo ha usado todos los componentes de los alimentos que necesita, las sustancias residuales quedan en la vesícula y en la sangre.

El aparato urinario mantiene los productos químicos, como el potasio y el sodio, y el agua en equilibrio, y elimina un tipo de desecho de la sangre llamado urea. La urea se produce cuando los alimentos que contienen proteína, como la carne, el pollo y ciertas verduras, se descomponen en el cuerpo. La urea se transporta en el torrente sanguíneo hacia los riñones.

Otras funciones importantes de los riñones incluyen el control de la presión arterial y la producción de eritropoyetina, que controla la producción de glóbulos rojos en la médula ósea.

Partes del aparato urinario y sus funciones

Ilustración de la anatomía del aparato urinario, vista frontal
Hacer clic en la imagen para ampliar

  • Dos riñones. Los riñones, un par de órganos de color marrón violáceo, se ubican debajo de las costillas hacia la mitad de la espalda. Los riñones eliminan la urea de la sangre a través de unas diminutas unidades de filtrado denominadas nefronas. Cada nefrona consta de una bola formada a partir de pequeños capilares sanguíneos, denominados glomérulos, y un tubo pequeño, denominado túbulo renal. La urea, junto con agua y otras sustancias de desecho, forman la orina cuando pasa a través de las nefronas y hacia abajo de los túbulos renales. Su función es la siguiente:

    • eliminar el residuo líquido de la sangre en forma de orina;

    • mantener un equilibrio estable de sales y otras sustancias en la sangre;

    • producir eritropoyetina, una hormona que asiste en la formación de glóbulos rojos;

    • y regular la presión arterial.

  • Dos uréteres. Estos son tubos estrechos que llevan la orina de los riñones a la vejiga. Los músculos en las paredes del uréter se contraen y relajan continuamente e impulsan la orina hacia abajo, fuera de los riñones. Si la orina se acumula, o se deja en reposo, usted puede desarrollar una infección del riñón.

  • Vejiga. Es un órgano hueco de forma triangular, ubicado en la parte inferior del abdomen. La mantienen en su lugar ligamentos que están unidos a otros órganos y a los huesos pélvicos. Las paredes de la vejiga se relajan y se expanden para almacenar la orina, y se contraen y se aplanan para vaciar la orina a través de la uretra. La vejiga normal de un adulto sano puede almacenar hasta dos tazas de orina durante dos a cinco horas.

  • Dos músculos del esfínter. Son músculos circulares que ayudan a impedir el escape de la orina al cerrarse firmemente como una banda de goma alrededor del orificio de la vejiga.

  • Nervios de la vejiga. Le avisan a la persona cuando necesita orinar, o vaciar la vejiga.

  • Uretra. Es el tubo que le permite a la orina salir del cuerpo.

Razones para realizar el procedimiento

Un PIV puede demostrar el tamaño, la forma y la estructura de los riñones, los uréteres y la vejiga. También se puede usar para evaluar el funcionamiento de los riñones, la presencia de enfermedades renales, cálculos ureterales o de la vejiga, próstata agrandada, trauma o lesión y tumores. El PIV se puede realizar en la presencia de dolor en el flanco o dolor espasmódico en el área del riñón.

Una tomografía computarizada de los riñones, algunas veces realizada al mismo tiempo que un PIV, ayuda a diagnosticar con mayor exactitud y a localizar tumores renales y laceraciones de los riñones producidas por traumatismos.

Es posible que haya otros motivos por los que su médico le recomiende un PIV.

Riesgos del procedimiento

Puede preguntar a su médico acerca de la cantidad de radiación utilizada durante el procedimiento y los riesgos relacionados a su situación en particular. Es recomendable llevar un registro de sus antecedentes de exposición a la radiación, tales como estudios previos y otros tipos de radiografías, para que pueda informarle a su médico. Los riesgos asociados con la exposición a la radiación pueden relacionarse con la cantidad acumulada de exámenes o tratamientos de rayos X durante un período de tiempo prolongado.

Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, debe informarle a su médico. La exposición a la radiación durante el embarazo puede producir defectos de nacimiento.

Si se usa un medio de contraste, existe el riesgo de una reacción alérgica al mismo. Los pacientes alérgicos o sensibles a medicamentos, medios de contraste, o yodo deben notificárselo a su médico. La alergia a los mariscos, a pesar de que se pensó anteriormente que estaba relacionada con la alergia al medio de contraste, ya no es relevante.

Los pacientes con insuficiencia renal u otros problemas de los riñones deben notificárselo a su médico. En algunos casos, el medio de contraste puede causar insuficiencia renal. Si ocurre daño a los riñones, la metformina, un medicamento para diabéticos, y otros medicamentos relacionados pueden causar problemas adicionales. Por esta razón, a muchos pacientes se les pedirá que dejen de tomar metformina durante 48 horas después de la administración del contraste y necesitarán hacerse una prueba para verificar el funcionamiento de los riñones antes de tomar de nuevo la metformina.

Las posibles complicaciones del PIV incluyen, entre otras, problemas al orinar, infecciones del tracto urinario, reacción alérgica o toxicidad renal provocada por el medio de contraste.

Según su afección médica específica, pueden existir otros riesgos. Antes de someterse al procedimiento, asegúrese de consultar a su médico por cualquier duda o preocupación.

Algunos factores o estados pueden interferir con el PIV. Estos incluyen, entre otros, los siguientes:

  • heces o gases en el colon;

  • escaso flujo sanguíneo a los riñones;

  • bario en los intestinos debido a un procedimiento anterior con bario.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Le pedirán que firme un formulario de consentimiento en el cual autoriza a que le realicen el procedimiento. Lea atentamente el formulario y pregunte si hay algo que no le queda claro.

  • Puede ser necesario que ayune durante cierto periodo de tiempo antes del procedimiento. Su médico le notificará cuánto tiempo ayunar, si unas pocas horas o durante la noche.

  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, debe informarle a su médico.

  • Infórmele a su médico si alguna vez ha tenido una reacción a cualquier medio de contraste, o si es alérgico al yodo.

  • Informe a su médico si tiene sensibilidad o es alérgico a algún medicamento, látex, cinta adhesiva y anestésicos (locales y generales).

  • Infórmele a su médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos herbales que esté tomando. Si es diabético y está tomando metformina, un medicamento para diabéticos, se le puede pedir que deje de tomar ese medicamento antes de la prueba.

  • Infórmele a su médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario que deje de tomar estos medicamentos antes del procedimiento.

  • Es posible que le receten un laxante la noche anterior a la prueba y que le hagan un enema de limpieza o le den un supositorio algunas horas antes del procedimiento.

  • Su médico puede solicitarle un análisis de sangre a fin de evaluar la capacidad del riñón para tolerar el colorante de contraste.

  • Según su afección, su médico puede solicitarle otra preparación específica.

Durante el procedimiento

UN PIV puede realizarse en forma ambulatoria o como parte de su internación. Los procedimientos pueden variar en función de su afección y de las prácticas de su médico.

Por lo general, el PIV sigue este proceso:

  1. El médico le pedirá que se quite la ropa, las joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Si le pide que se quite la ropa, le entregará una bata para que se ponga.

  3. Le colocarán una vía intravenosa (IV) en la mano o en el brazo.

  4. Le pedirán que se recueste mirando hacia arriba sobre una mesa de rayos X.

  5. Le tomarán una radiografía de KUB preliminar.

  6. Le inyectarán el medio de contraste en la vía intravenosa. Puede sentir algunos efectos cuando se inyecte el medio de contraste en la línea IV. Estos efectos incluyen una sensación de acaloramiento, un sabor salado o metálico en la boca, un breve dolor de cabeza, comezón, náuseas o vómitos. Estos efectos generalmente duran unos instantes.

  7. Le tomarán una serie de rayos X a intervalos regulares, generalmente en periodos de 30 minutos, a medida que el medio viaja a través de los riñones y el tracto urinario. Es posible que le pidan que cambie de posición varias veces mientras se toman las radiografías.

  8. El médico le pedirá que vacíe la vejiga. Es posible que le den una bacinilla o un orinal, o se le puede permitir ir al baño.

  9. Después de que haya vaciado la vejiga, le tomarán una radiografía final para examinar la cantidad de medio de contraste que permanece en la vejiga.

Después del procedimiento

Puede retomar su dieta y actividades normales, a menos que su médico le indique lo contrario.

Debe vigilar el consumo de líquidos y la cantidad de orina evacuada según lo indique su médico. Es posible que le indique que aumente su ingesta de fluidos con el fin de ayudar a eliminar el medio de contraste de su cuerpo.

Infórmele a su médico si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • fiebre o escalofríos;

  • enrojecimiento, hinchazón, hemorragia u otra secreción en la zona de la vía IV;

  • sangre en la orina;

  • náuseas, comezón o estornudos.

Es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Recursos en línea

El contenido brindado aquí tiene únicamente un propósito informativo y no está diseñado para diagnosticar ni tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo profesional que usted reciba de su médico. Consulte a su médico ante cualquier duda o preocupación que tenga en relación con su afección.

Esta página contiene enlaces a otros sitios web con información sobre este procedimiento y afecciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American College of Radiology (Colegio Estadounidense de Radiología)

American Society of Nephrology (Asociación Estadounidense de Nefrología)

American Urological Association (Asociación Estadounidense de Urología)

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)

 
Related Items

Bayhealth is Southern Delaware’s healthcare leader with hospitals in Dover and in Milford. Bayhealth provides a wide range of medical services, including cardiovascular, cancer, orthopaedics and rehabilitation, pediatrics, respiratory care, sleep care, surgical weight loss, women’s services and walk-in medical care. Search for nursing jobs, and health classes and events. Find doctors affiliated with Bayhealth Medical Center or a Delaware hospital near you.