Toracocentesis Thoracentesis

Toracocentesis

(Punción pleural, Análisis de líquido pleural)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es la toracocentesis y el análisis de líquido pleural?

La toracocentesis es un procedimiento en el que se inserta una aguja en la cavidad pleural (espacio que existe entre los dos pulmones y la pared torácica interior) a través de la parte posterior de la pared torácica para extraer líquido o aire. El análisis del líquido pleural es el análisis microscópico y bioquímico del líquido obtenido durante la toracocentesis.

La función normal de los pulmones es expandirse con cada inspiración (como un globo), aproximándose a la caja torácica. Con cada expansión de los pulmones, hay una expansión correspondiente del tórax. Sólo existe un pequeño espacio (la cavidad pleural) entre los pulmones y la pared interior del tórax. La cavidad pleural está lubricada por líquido que la pleura (tejido que rodea los pulmones) secreta y reabsorbe a intervalos relativamente constantes. Debido a la frecuencia constante de secreción y reabsorción, generalmente sólo hay una pequeña cantidad de líquido en la zona en cualquier momento. La función del líquido pleural es prevenir la fricción contra la pared torácica cuando los pulmones se inflan y desinflan con la respiración.

En un proceso patológico, la cavidad pleural puede llenarse de líquido, como sangre, pus (de una infección), suero o linfa. También es posible que el líquido pleural no pueda ser reabsorbido y cause una acumulación de líquido en la cavidad pleural. Cuando se produce dicha acumulación, los pulmones pueden tener dificultad para inflarse por completo debido a que el líquido ejerce presión sobre los pulmones. La acumulación de líquido pleural puede causar dificultad para respirar, que puede pronunciarse con niveles mayores de actividad. Podría ser necesario realizar una toracocentesis para extraer el líquido.

La acumulación de líquido en la cavidad pleural, a que se refiere como un derrame pleural, indica una anomalía. Se puede realizar una toracocentesis para identificar el motivo (de diagnóstico) y/o para aliviar las molestias y los síntomas (terapéutica) del exceso de líquido en la cavidad pleural.

Una toracocentesis de diagnóstico consiste en la extracción de líquido para su análisis (análisis de líquido pleural). En general, el líquido pleural se clasifica como exudado (que se observa en enfermedades inflamatorias, cancerosas o infecciosas) o trasudado (líquido que se ha filtrado de vasos sanguíneos o linfáticos por diversos motivos). El análisis de líquido pleural puede ayudar a confirmar o descartar infecciones o enfermedades como el cáncer, insuficiencia cardíaca congestiva, insuficiencia hepática o hipertensión pulmonar (presión alta en los vasos sanguíneos de los pulmones). La toracocentesis terapéutica puede ayudar a aliviar las molestias de la dificultad para respirar debido a la presión causada por la acumulación de líquido.

Otros procedimientos relacionados que se pueden utilizar para diagnosticar problemas de los pulmones y del tracto respiratorio incluyen: broncoscopia, tomografía computarizada (TC) de tórax, fluoroscopia de tórax, radiografía de tórax, ultrasonido de tórax, biopsia pulmonar, gammagrafía pulmonar, mediastinoscopia, oximetría, medición de flujo máximo, tomografía por emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés), biopsia pleural, angiografía pulmonar y pruebas de función pulmonar. Consulte estos procedimientos para obtener información adicional.

Anatomía del aparato respiratorio

Sistema respiratorio
Haga clic sobre la imagen para ampliar

El aparato respiratorio está formado por los órganos que realizan el intercambio gaseoso, y son los siguient es:

  • Nariz

  • Faringe

  • Laringe

  • Tráquea

  • Bronquios

  • Pulmones

Las vías respiratorias superiores incluyen:

  • Nariz

  • Cavidad nasal

  • Celdillas etmoideas

  • Senos frontales

  • Seno maxilar

  • Laringe

  • Tráquea

El tracto respiratorio inferior incluye los pulmones, bronquios y alvéolos.

¿Cuáles son las funciones de los pulmones?

Los pulmones absorben el oxígeno que las células necesitan para vivir y llevar a cabo sus funciones normales. También son los encargados de expulsar el dióxido de carbono, producto de desecho de las células del cuerpo.

Los pulmones son dos órganos en forma de cono, compuestos por tejido esponjoso de color gris rosáceo, que ocupan la mayor parte del espacio del pecho o tórax (la parte del cuerpo que está entre la base del cuello y el diafragma).

Los pulmones están cubiertos por una membrana llamada pleura.

Los pulmones están separados uno del otro por el mediastino, un área que contiene lo siguiente:

  • El corazón y sus grandes vasos

  • La tráquea (conducto de aire)

  • El esófago

  • El timo

  • Los ganglios linfáticos

El pulmón derecho tiene tres secciones, llamadas lóbulos. El izquierdo tiene dos lóbulos. Cuando respira, el aire entra al cuerpo por la nariz o la boca. Luego baja por la garganta a través de la laringe y la tráquea, y entra en los pulmones a través de conductos llamados bronquios principales.

Uno de los bronquios principales va hasta el pulmón derecho, y el otro, al izquierdo. Dentro de los pulmones, los bronquios principales se dividen en bronquios más pequeños y luego en conductos aún más pequeños llamados bronquiolos. Los bronquiolos terminan en sacos de aire diminutos llamados alvéolos.

Razones para realizar el procedimiento

Una toracocentesis puede realizarse por razones de diagnóstico y/o tratamiento. El uso diagnóstico de una toracocentesis incluye el análisis de líquido pleural para distinguir entre exudado, que puede ser el resultado de enfermedades inflamatorias o malignas, y trasudado, que puede ser el resultado de la disfunción de sistemas orgánicos que afectan el equilibrio de líquidos en el cuerpo. Este análisis ayuda a determinar la causa de la anomalía.

Los hallazgos diagnósticos se clasifican en dos categorías, exudado y trasudado, e incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Infecciones (virales, fúngicas o bacterianas)

  • Cáncer

  • Lupus eritematoso sistémico: enfermedad autoinmunitaria en la que el cuerpo ataca sus propios tejidos y puede afectar a todos los sistemas orgánicos del cuerpo

  • Pancreatitis: inflamación del páncreas

  • Embolia pulmonar: coágulo en el pulmón que produce necrosis del tejido pulmonar (muerte del tejido pulmonar)

  • Empiema: acumulación de pus en la cavidad pleural

  • Insuficiencia cardíaca congestiva

  • Tuberculosis

El uso terapéutico de la toracocentesis puede ser útil para aliviar síntomas como la dificultad para respirar y el dolor.

Su médico puede recomendarle una toracocentesis y un análisis de líquido pleural por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Al igual que en cualquier procedimiento quirúrgico, pueden surgir complicaciones. Algunas complicaciones posibles pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • Neumotórax: acumulación de aire en la cavidad pleural que provoca el colapso del pulmón

  • Edema pulmonar: líquido en los pulmones

  • Eangrado

  • Infección

La toracocentesis está contraindicada en ciertos trastornos hemorrágicos.

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Antes del procedimiento

  • El médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el que autoriza la realización de la prueba. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro.

  • En general, no se requiere preparación previa, como el ayuno.

  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, debe informárselo a su médico.

  • Informe a su médico si es sensible o alérgico a algún medicamento, látex, yodo, cinta o agentes anestésicos (locales y generales).

  • Informe a su médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.

  • Informe a su médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afectan la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario dejar de tomar estos medicamentos antes de practicar el procedimiento.

  • Es posible que se le realice un procedimiento de diagnóstico, como radiografía de tórax, fluoroscopia de tórax, ultrasonido o TC antes del procedimiento para ayudar al médico a identificar el lugar exacto del líquido en el tórax que se debe extraer.

  • Tal vez le administren un sedante antes del procedimiento para ayudar a que se relaje. Si se le administra un sedante, posiblemente necesitará que alguien lo lleve a su casa.

  • En función de su estado clínico, su médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Procedimiento de toracocentesis
Haga clic sobre la imagen para ampliar

La toracocentesis puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Por lo general, la toracocentesis sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite prendas, joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Si se le pide que se quite la ropa, se le entregará una bata para que se ponga.

  3. Antes y durante el procedimiento se podrán controlar las constantes vitales (frecuencia cardíaca, presión arterial, frecuencia respiratoria y nivel de oxígeno).

  4. Puede recibir oxígeno complementario según sea necesario, a través de una mascarilla facial o cánula (tubo) nasal.

  5. Se lo sentará con los brazos levantados y apoyados sobre una mesa sobre la cama. Esta posición ayuda a separar los espacios entre las costillas para insertar la aguja. Si no puede sentarse, se lo podrá recostar en el borde de la cama del lado no afectado.

  6. Es posible que se le pida que no tosa, respire profundamente o se mueva durante el procedimiento.

  7. Se limpiará la piel con una solución antiséptica en la zona donde se realizará la punción.

  8. Recibirá un anestésico local en la zona donde se realizará la toracocentesis. Puede experimentar una breve sensación punzante en el lugar donde se le aplique la inyección de anestésico.

  9. Cuando la zona esté adormecida, el médico insertará una aguja entre las costillas en la espalda. Puede sentir algo de presión en la zona donde se inserta la aguja.

  10. Una vez que el médico haya entrado a la cavidad pleural con la aguja, extraerá líquido lentamente.

  11. Si se va a realizar un análisis de líquido pleural, se llenarán varios tubos de ensayo con el líquido y se los enviará al laboratorio.

  12. Si hay una gran cantidad de líquido pleural, el médico puede conectar tubos a la aguja para permitir que el líquido drene a una botella u otro tipo de sistema de drenaje. En algunos casos, el médico puede decidir dejar los tubos conectados durante un período más prolongado, como por un día o dos. En este caso, será hospitalizado hasta que se quiten los tubos.

  13. Cuando se haya extraído el líquido, se quitará la aguja.

  14. Se aplicará una venda o un vendaje estéril.

Después del procedimiento

Después del procedimiento se lo vigilará hasta que la presión arterial, el pulso y la respiración estén estables. Si el procedimiento se realizó en su cama, permanecerá en su habitación de hospital. Si el procedimiento se realizó de forma ambulatoria, será dado de alta para que vuelva a su casa, a menos que su médico decida otra cosa. Si el procedimiento se realizó en forma ambulatoria, necesitará prever que alguien lo lleve a su casa.

Se controlará el vendaje de la zona de la punción para detectar sangrado u otra supuración.

Se lo acostará sobre lado no afectado durante una hora o más.

Es posible que le hagan una radiografía de tórax después del procedimiento.

Cuando haya finalizado el período de recuperación, puede reanudar su dieta y actividades normales, a menos que el médico le indique lo contrario.

Avise a su médico de cualquiera de los siguientes cuadros:

  • Fiebre y/o escalofríos

  • Enrojecimiento, hinchazón, sangrado u otra secreción en la zona de la punción

  • Dificultad respiratoria

Es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Cancer Society (Asociación Americana del Cáncer)

National Cancer Institute (NCI) (Instituto Nacional del Cáncer)

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) (Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y la Sangre)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)

 
Related Items

Bayhealth is Southern Delaware’s healthcare leader with hospitals in Dover and in Milford. Bayhealth provides a wide range of medical services, including cardiovascular, cancer, orthopaedics and rehabilitation, pediatrics, respiratory care, sleep care, surgical weight loss, women’s services and walk-in medical care. Search for nursing jobs, and health classes and events. Find doctors affiliated with Bayhealth Medical Center or a Delaware hospital near you.