Explore the possibilities here.

A  A  A
Related Items
Procedimientos de Diagnóstico para los Trastornos de los HuesosDiagnosing Bone Disorders

Diagnóstico de afecciones óseas

¿Cómo se diagnostican las afecciones óseas?

Junto con un examen físico e historia clínica completos, otras de las pruebas utilizadas para diagnosticar afecciones de los huesos incluyen las siguientes:

  • Exámenes de laboratorio de sangre, orina y otros fluidos corporales.

  • Radiografías. Una radiografía puede mostrar lesiones, como fracturas, infecciones, artritis y otros cambios.

  • Tomografía computarizada (también denominada TC o TAC). Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. Las TC son más precisas que las radiografías generales.

  • Imagen por resonancia magnética (IRM). Una IRM proporciona imágenes detalladas de los tejidos blandos, la cavidad de la médula ósea y tumores óseos.

  • Densometría ósea. La densometría ósea a menudo se usa para detectar osteoporosis. La prueba mide la masa ósea en la columna, la cadera y los brazos. Estas son las áreas más propensas a sufrir quebraduras cuando la masa ósea es baja.

  • Centellograma óseo. El centellograma óseo se utiliza para marcar con precisión la ubicación de tumores óseos, así como también para detectar la propagación hacia otros huesos. También se utiliza para diagnosticar fracturas o grietas diminutas en los huesos.

  • Biopsia. Implica la extracción y el análisis con microscopio de muestras de tejido. Se realiza para determinar si existen células cancerígenas u otras células anormales. Existen dos tipos de biopsia:

    • Biopsia por punción. Se inserta una aguja en el hueso para obtener tejido.

    • Biopsia abierta. Un procedimiento quirúrgico en el que se realiza una incisión a través de la piel para permitir cortar o extraer una muestra de tejido.