Explore the possibilities here.

A  A  A
Related Items
Inhaladores y NebulizadoresInhalers and Nebulizers

Inhaladores y nebulizadores

Existen varios tipos de dispositivos que se utilizan para administrar medicamentos en forma de rocío directamente en los pulmones. Se utilizan para tratar el asma y otras enfermedades pulmonares, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Estos dispositivos causan menos efectos secundarios que los medicamentos orales o las inyecciones.

Tipos de inhaladores

El tipo de dispositivo que reciba dependerá de lo siguiente:

  • edad;

  • capacidad;

  • historia clínica;

  • elección personal; y

  • gravedad y frecuencia de los síntomas.

Los tipos más comunes de inhaladores son los siguientes:

  • Inhalador de dosis medida (IDM). Este es el tipo de inhalador más común. Un inhalador de dosis medida utiliza una sustancia química para empujar el medicamento hacia los pulmones. Se sostiene frente a la boca o dentro de ella, ya que el medicamento se libera en ráfagas.

  • Nebulizador. Un nebulizador es una máquina que rocía un vapor líquido en gotas diminutas de medicamento. El medicamento se administra con una boquilla o máscara. Los nebulizadores son utilizados a menudo por personas que no pueden usar inhaladores de dosis medida, como los bebés y niños pequeños, y las personas con asma grave.

  • Inhalador rotatorio o de polvo seco. Con estos dispositivos se inhala polvo seco. Se activan por medio de su respiración. Pueden usarlos tanto niños como adultos. Es importante mantener estos inhaladores secos, a fin de que el polvo no forme grumos.

Medicamentos

Estos dispositivos pueden administrar medicamentos de alivio rápido y de control. Por ejemplo:

  • corticosteroides para reducir la inflamación de las vías respiratorias;

  • broncodilatadores para abrir las vías respiratorias reducidas; y

  • otros medicamentos para algunas afecciones pulmonares.

Consulte a su proveedor de atención médica, enfermero o farmacéutico acerca de cómo usar el inhalador o nebulizador que le recetaron. También asegúrese de leer y seguir las instrucciones que vienen con el dispositivo. Y asegúrese de saber cómo mantener limpio su inhalador o nebulizador.