Explore the possibilities here.

A  A  A
Related Items
Papel de los padres en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN)Parenting in the Neonatal Intensive Care Unit (NICU)

Papel de los padres en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN)

Padres en la UCIN

Bebé en la UCIN
Bebé en la UCIN

En la mayoría de los casos, usted puede estar con su bebé en la UCIN en cualquier momento. El equipo de la UCIN le brindará instrucciones sobre las técnicas especiales del lavado de manos antes de ingresar al área. A veces, se necesitan barbijos. Ocasionalmente, durante un procedimiento, o cuando el equipo del hospital está haciendo "rondas", se les puede pedir a los padres que esperen unos minutos antes de ingresar. Aunque la mayoría de las UCIN permiten que otros miembros de la familia visiten al bebé, es una buena idea limitar las visitas. Muchos bebés enfermos y prematuros son muy susceptibles a las infecciones. Los hermanos deben ser cuidadosamente examinados para ver si tienen signos de resfriados u otras enfermedades y se los debe ayudar a lavarse las manos correctamente antes de visitar a su hermanito o hermanita.

La mayoría de los padres encuentran que involucrarse con el cuidado de sus bebés les brinda una sensación de control y los ayuda a acercarse a su bebé. Esto también es importante para el bebé, ya que lo ayuda a sentirse seguro y amado. Una vez que la condición del bebé se estabiliza, se alienta a los padres a que lo alcen y lo acunen. El equipo en la UCIN puede mostrarle cómo cuidar a su bebé en varias maneras. Aprender estos aspectos del cuidado es útil para que usted esté preparado para llevarlo a casa.

Emociones y respuestas

Tener un bebé en la UCIN puede ser una conmoción para muchos padres. Pocos padres esperan complicaciones en el embarazo o que su bebé esté enfermo o sea prematuro. Es algo natural tener diferentes emociones mientras intenta enfrentarse a las dificultades de un bebé enfermo.

Algunas respuestas comunes ante la experiencia de tener un bebé en la UCIN pueden incluir lo siguiente:

  • Conmoción por un parto inesperado

  • Debilidad física de la madre después del nacimiento

  • Desilusión por no tener un bebé saludable

  • Sentimientos de impotencia

  • Miedo por los procedimientos y análisis

  • Separación del bebé

  • Enojo con uno mismo y los demás

  • Sentimientos de culpa sobre cosas realizadas o no realizadas

  • Llanto, tristeza, alteración emocional

  • Miedos sobre el futuro, preocupaciones sobre los resultados a largo plazo

Los padres responden a estos sentimientos de diferentes maneras. Algunos expresan sus preocupaciones de manera abierta, mientras que otros se guardan sus sentimientos. Algunos padres pueden no querer desarrollar una relación cercana con su bebé, o esperar para ponerle el nombre. Afrontar todos estos sentimientos y emociones es generalmente más fácil con la ayuda de otros que ya han pasado por lo mismo. Asegúrese de preguntar sobre los grupos de apoyo de padres y miembros del equipo del hospital (por ejemplo, trabajadores sociales y consejeros) que pueden ayudar.

Es normal que los padres sientan enojo, culpa, tristeza u otras emociones negativas. Pero, en ocasiones, estos sentimientos se vuelven realmente intensos y quizás necesite algo de ayuda para procesarlos. Si ha tenido estos sentimientos por más de dos semanas después del nacimiento de su bebé, o si sus sentimientos empeoran, o le impiden cuidar de su bebé o de usted mismo, debe buscar ayuda profesional. Si tiene pensamientos de hacerse daño a usted mismo o a otras personas, necesita buscar ayuda de inmediato. Llame a su proveedor de atención médica y asegúrese de que comprenda que se trata de un problema grave. También puede llamar al 911 (o a su servicio de emergencia local) o ir al departamento de emergencia del hospital de su zona.