A  A  A
Related Items
Radiografía de la columna vertebral, el cuello o la espaldaX-rays of the Spine, Neck, or Back

Radiografías de la columna vertebral, el cuello o la espalda

(Estudios con radiografías coccígeas, sacras, lumbares, torácicas o cervicales)

Descripción general del procedimiento

¿Qué son las radiografías de la columna vertebral, el cuello o la espalda?

Las radiografías utilizan rayos de energía electromagnética invisible para conseguir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica. Las radiografías estándar se realizan por diversos motivos. Estas incluyen el diagnósticos de tumores o lesiones óseas.

Las radiografías se realizan mediante una radiación externa que produce imágenes del cuerpo, sus órganos y otras estructuras internas para obtener un diagnóstico. Los rayos X atraviesan los tejidos del cuerpo hacia placas especialmente tratadas (similares a rollos fotográficos) y se genera una imagen en "negativo" (mientras más sólida es la estructura, más blanca se verá en la placa). En lugar de placas, ahora las radiografías generalmente pueden hacerse por computadora y medios digitales.

Cuando se somete al cuerpo a una radiografía, distintas partes del cuerpo dejan pasar una cantidad variante de haces de rayos X. Las imágenes se hacen en grados de claridad y oscuridad. Esto depende de la cantidad de rayos X que penetren los tejidos. Los tejidos blandos del cuerpo (como la sangre, la piel, la grasa y los músculos) dejan pasar la mayor cantidad de rayos X y se ven de color gris oscuro en la placa radiográfica. Un hueso o un tumor, que suelen tener tejidos más densos, dejan pasar pocos rayos X y se ven de color blanco en la radiografía. Cuando un hueso está quebrado, el haz de rayo X atraviesa la zona de la quebradura. Aparece como una línea negra sobre el hueso blanco.

Las radiografías de la columna vertebral pueden realizarse para evaluar cualquier zona de la columna vertebral (cervical, torácica, lumbar, sacra o coccígea). Es posible que se usen otros procedimientos relacionados para diagnosticar problemas de columna vertebral, espalda y cuello, como la mielografía (mielograma), la tomografía computada (TC), imágenes de resonancia magnética (IRM) o escaneos óseos. Para obtener información adicional, consulte a su médico sobre estos procedimientos.

Anatomía de la columna vertebral con las vértebras
Haga clic en la imagen para agrandar

Anatomía de la columna vertebral

La columna vertebral se compone de 33 vértebras que están separadas por discos esponjosos y se divide en diferentes áreas:

  • El área cervical está formada por siete vértebras del cuello.

  • La zona torácica consiste de 12 vértebras en el torso.

  • La zona lumbar consiste de cinco vértebras en la parte baja de la espalda.

  • El sacro tiene cinco vértebras pequeñas unidas.

  • Las cuatro vértebras coccígeas se funden y forman un hueso llamado coxis o huesito de la colita.

La médula espinal, una parte fundamental del sistema nervioso central, está ubicada en el canal vertebral y va desde la base del cráneo hasta la parte superior de la región lumbar. La médula espinal está rodeada por lo huesos de la columna vertebral y por un saco que contiene líquido cefalorraquídeo. La médula espinal transmite señales de sensaciones y de movimiento hacia y desde el cerebro y controla muchos reflejos.

Razones para realizar el procedimiento

Las radiografías de la columna vertebral, el cuello o la espalda pueden realizarse para diagnosticar la causa del dolor de espalda o cuello, fracturas o quebraduras de huesos, artritis, espondilolistesis (dislocación o deslizamiento de una vértebra sobre otra o debajo de otra), degeneración de los discos, tumores, anomalías en la cruvatura de la columna vertebral (como escoliosis o cifosis) o anomalías congénitas.

Es posible que haya otros motivos por el que su proveedor de atención médica le recomendará una radiografía de la columna vertebral, el cuello o la espalda.

Riesgos del procedimiento

Puede preguntarle a su proveedor de atención médica acerca de la cantidad de radiación utilizada durante el procedimiento y los riesgos relacionados a su situación en particular. Se recomienda llevar un registro de sus antecedentes sobre la exposición a la radiación, como estudios previos y otros tipos de radiografías, para que pueda informarle a su proveedor de atención médica. Los riesgos relacionados con la exposición a la radiación pueden asociarse con la cantidad acumulativa de tratamientos o exámenes con rayos X durante un largo período de tiempo.

Si está embarazada o sospecha que lo está, debe notificar al proveedor de atención médica. La exposición a la radiación durante el embarazo puede producir defectos de nacimiento. Si es necesario que se realice una radiografía de la columna vertebral, se tomarán precauciones especiales para minimizar la exposición del feto a la radiación.

Según su afección médica específica, pueden existir otros riesgos. Asegúrese de consultar cualquier inquietud con su proveedor de atención médica antes de someterse al procedimiento.

Antes del procedimiento

  • Su proveedor de atención médica le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de preguntar cualquier duda que pueda tener sobre este.

  • Por lo general, no se requiere preparación previa, como ayuno o sedantes.

  • Notifique al radiólogo si está embarazada o sospecha que puede estarlo.

  • Notifique al radiólogo si se realizó un procedimiento de radiografía de bario recientemente, ya que puede interferir con el objetivo de una exposición óptima a los rayos X de la parte inferior de la espalda.

  • En función de su afección, es posible que el proveedor de atención médica le solicite otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Una radiografía puede realizarse en forma ambulatoria o como parte de su internación. Los procedimientos pueden variar en función de su afección y las prácticas de su proveedor de atención médica.

Por lo general, un procedimiento de radiografía de la columna vertebral, el cuello o la espalda sigue el siguiente proceso:

Radiografía de la columna lumbar

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, las joyas, los broches de pelo, los anteojos, los audífonos u otros objetos metálicos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Si se le solicitara que se desvista, se le proporcionará una bata.

  3. Será colocado en una mesa para radiografías que coloca cuidadosamente la parte de la columna vertebral donde se realizará la radiografía entre la máquina de rayos X y un casete con la placa radiográfica o medios digitales. Es posible que su médico también le realice radiografías de pie.

  4. Es posible que se cubran las partes del cuerpo a las que no se les realizará la radiografía con un delantal de plomo (funciona como un escudo) para evitar la exposición de esas zonas a los rayos X.

  5. El radiólogo le pedirá que permanezca quieto en una posición determinada durante unos momentos mientras se realiza la radiografía.

  6. Si la radiografía se realiza para determinar una lesión, se debe tener cuidado especial para evitar más lesiones. Por ejemplo, se puede aplicar un corsé ortopédico si se sospecha que hay una fractura en la columna cervical.

  7. Algunos estudios de radiografías de la columna vertebral pueden requerir varias posiciones distintas. A menos que el radiólogo indique lo contrario, es extremadamente importante que permanezca completamente quieto durante la exposición a los rayos X. Cualquier movimiento puede distorsionar la imagen e incluso se podría necesitar otro estudio para obtener una imagen nítida de la parte del cuerpo en cuestión. Es posible que se le solicite que inhale y exhale durante una radiografía de la columna torácica.

  8. El haz de rayos X se enfocará en la zona de la que se tomará la radiografía.

  9. El radiólogo se encontrará detrás de una ventana protectora mientras se realiza la radiografía.

A pesar de que el procedimiento con rayos X no causa dolor, la manipulación de la parte corporal que se examina puede causar cierto malestar o dolor. Esto es especialmente así cuando se trata de una lesión o un procedimiento invasivo reciente, como una cirugía. El radiólogo tomará todas las medidas posibles de comodidad y completará el procedimiento lo más rápido posible para reducir cualquier malestar o dolor.

Después del procedimiento

Por lo general, no hay un tipo de cuidado especial luego de una radiografía de la columna vertebral, la espalda o el cuello. Sin embargo, es posible que su proveedor de atención médica le brinde instrucciones adicionales o alternativas luego del procedimiento, en función de su situación en particular.

Recursos en línea

El contenido que se proporciona a continuación solo tiene fines informativos y no se diseñó para diagnosticar ni tratar un problema de salud o enfermedad, ni para reemplazar el consejo médico profesional que le proporciona su proveedor de atención médica. Hable con su proveedor de atención médica ante cualquier duda o inquietud que tenga en relación a su afección.

Esta página contiene enlaces a otros sitios web con información sobre este procedimiento y afecciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean de ayuda. Recuerde que no controlamos ni avalamos la información que se presenta en esos sitios web, así como esos sitios tampoco avalan la información que se encuentra aquí.

Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos

Sociedad Estadounidense Contra el Cáncer

Fundación Contra la Artritis

Instituto Nacional del Cáncer ("NCI", por sus siglas en inglés)

Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel

Instituto Nacional de la Salud Infantil y del Desarrollo Humano

Institutos Nacionales de la Salud ("NIH", por sus siglas en inglés)

Instituto Nacional de las Enfermedades Neurológicas y del Derrame Cerebral

Biblioteca Nacional de Medicina

Centro Nacional de Recursos sobre la Artrosis y las Enfermedades Relacionadas con los Huesos - Centro Nacional de Recursos - NIH

Sociedad de Investigación de la Escoliosis